Antes de la acción viene el pensamiento. 

Antes del logro viene el sueño. 

Cada montaña que escalamos, 

la escalamos primero en nuestra mente.

Royal Robbins

Por Javier Marín del OS2O Team:

Si algo podemos decir de la montaña, es que es una fuente de sueños. Aristas que cortan el cielo, mares de nubes, colores pastel en los amaneceres y ardientes atardeceres, paredes inescrutables, bosques mágicos, y tantos otros parajes que provocan nuestras más intensas ensoñaciones. El proyecto que os cuento a continuación es un sueño con el que empecé a soñar despierto la primera vez que subí a la cumbre del Anboto, junto a la morada de Mari, la personificación de la madre tierra en la mitología vasca, reina de la naturaleza y todos sus elementos. Quizá fue la propia Mari la que inspiró este sueño…

Cresterío Amboto-Alluitz y otras cumbres del proyecto

Deportivamente hablando es un reto que surgió en mi cabeza tras aquella primera cumbre, cuando me senté a analizar mapas y croquis de las diferentes crestas y aristas del Parque Natural de Urkiola. A este primer proyecto lo llamé Columna de Urkiola, por la forma que adquieren, a vista de pájaro, las cumbres que uniría. En esa ocasión, corrí y escalé en solitario, alrededor del 60% del recorrido que ahora recoge este proyecto. Pero desde la concepción misma de mi primer reto, supe que le faltaba algo. Solo con mirar el mapa se advertía que mi primera Columna de Urkiola estaba descabezada, había dejado fuera el Mugarra, y con él, la escalada de su arista. Además, había subido al Astxiki por su vía normal, siendo la única cumbre del proyecto a la que subí corriendo en vez de trepando y había descartado la arista del Urrestei, con un tramo de 6a y descenso en rapel, que complicaba bastante la logística de mi proyecto ligero y en solitario. 

Escalada a la arista del Urrestei. Al fondo Espolones de Aitz Txiki y Alluitz

Como reza un proverbio africano “si quieres ir deprisa, ve solo. Si quieres llegar lejos, ve acompañado”, y qué mejor compañía para extender mi proyecto y completarlo, que el que ha sido mi compañero de cordada durante largas actividades, y actual compañero en el equipo Balear de rallies de escalada, Indra. Un buen día, hablando de nuestros proyectos, le propuse el trazado que llamamos Columna de Urkiola Integral:

  1. Arista SE del Anboto (IV+)​
  2. Cresterío Anboto-Alluitz (IV)​
  3. Espolones del Aitz Txiki (V+)​
  4. Arista del Urrestei (V+/6a)​
  5. Gran diagonal al Untzillatz (III)​
  6. Cresta del Mugarra (IV+)​
  7. Cresta del Errialtabaso (Eskuagatx) (III)​

Todo unido en una ruta de más de 40 km y 4.400 m de desnivel positivo acumulado, que haremos en el estilo que más nos gusta, un estilo comprometido, en total autosuficiencia, non-stop y con el mínimo material posible ¡Todo un reto FAST&LIGHT! 

Trazado propuesto con salida y llegada desde Etxaguen

En un proyecto como este, el minimalismo y la ligereza son tanto parte de una filosofía, de un estilo de hacer montaña, como una necesidad. Cubrir la distancia, y realizar las escaladas tal y como nos lo proponemos, sin ningún tipo de apoyo externo (autosuficiencia) y sin paradas donde podamos dejar o coger material, nos obliga a comprometernos con una forma de hacer las cosas, a llevar el mínimo material posible, y a elegir correctamente el que usemos para que sea el adecuado (como las prendas ligeras y funcionales de OS2O que usaremos).

Entrenando para escaladas en estilo ligero

Pero FAST&LIGHT (aquí el concepto) no es solo una consecuencia, es una manera de entender la montaña, de asumir compromiso con la actividad, abrazando la aventura y renunciando a algunos de los medios disponibles, tratando de subir la montaña de la forma más “natural” posible, donde el escalador depende de sus propios medios. Como decía Dani Arnold, tras su récord a las Grandes Jorasses “…un juego de libertad, de ligereza…”. Un juego ligado a la eterna pregunta ¿Por qué hacer semejante esfuerzo? ¿Seremos, cómo Terray decía, Conquistadores de lo Inútil? Así, el sueño individual fue poco a poco tornándose en sueño colectivo, en la aspiración a un montañismo comprometido, no solo con la propia actividad, sino con el entorno que la permite, la montaña, sus bosques, marcando para nuestro proyecto, los siguientes objetivos:

  • Reivindicar el movimiento y el juego​. 
  • Concienciar sobre el estado de la naturaleza y la urgencia de su conservación​.
  • Animar a la comunidad montañera a trabajar en equipo para superar metas compartidas.

​Persiguiendo estos objetivos nos asociamos con la Fundación Lurgaia Fundazioa, una entidad privada sin ánimo de lucro, cuyo fin es la conservación de la biodiversidad y la gestión del patrimonio natural: especies, hábitats, procesos ecológicos y paisajes. Lurgaia centra su actividad en la recuperación de ecosistemas, haciendo hincapié en la restauración mediante voluntarios de uno de los ecosistemas más amenazados: el bosque. Para ello, adquieren terrenos o llegan a acuerdos con sus propietarios, haciéndolos partícipes de este nuevo modelo de conservación estricta, sin fines de explotación económica, donde recuperan el bosque autóctono con ayuda de multitud de voluntarios, socios y simpatizantes

Vistas del fondo de valle y sus bosques desde la Gran Diagonal al Untzillatz

Con nuestro proyecto nos proponemos servir de altavoz de su mensaje, dar visibilidad a la importante labor que realizan, e iniciar una campaña de recaudación de fondos para financiar sus proyectos de recuperación del bosque autóctono en la cordillera Cantábrica. Esta colaboración convierte nuestro sueño de alpinismo estival en un esfuerzo colectivo para devolver a Mari parte de lo que el ser humano le ha ido quitando.

¡Participa con tu donación en este esfuerzo colectivo por los bosques autóctonos!