Por Kissthemountain

La actividad en la montaña puede afrontarse desde muchos ángulos. Uno de ellos es el FAST&LIGHT, rápido y ligero, una forma muy pura de realizar actividad. La esencia de este concepto implica un gran compromiso con la montaña y transita por una línea muy fina alrededor del riesgo.

Por un lado, ir ligero de material supone estar menos tiempo expuesto a los peligros de la montaña; por otro, precisamente la búsqueda de esa ligereza puede hacer que su practicante se encuentre en situaciones imprevistas que supongan mirar a los ojos al propio peligro. Es realmente especial y puede que incluso contradictorio. Eliminas riesgo en cuanto al tiempo en el que estás sometido a él, pero a la vez se genera por el compromiso que la ligereza en el material que se lleva te exige.

El FAST&LIGHT atrae. ¿Cómo no? Es una idea simple. La sensación de moverse libremente por la montaña, llegando mucho más lejos y disfrutando del esfuerzo es algo que los principales seguidores de esta corriente pueden encontrar irresistible. Un itinerario que podría llevar dos días se realiza en apenas una jornada. Sales de una localidad de montaña, asciendes a la arista cimera, avanzas rápidamente por ella sintiéndote ágil y ligero, haces cumbre y desciendes a toda velocidad. Sin vivac. En un solo día. Pura adrenalina y pureza. La ligereza juega a tu favor. Y es un elemento necesario para la velocidad en términos prácticos, pues cada gramo consume energía. Y a la vez, es una renuncia, un “juego limpio” desde una perspectiva más abstracta que recupera incertidumbre, riego y compromiso.

Llevar la filosofía FAST&LIGHT a nuestra actividad exige responsabilidad. Para moverse rápido y ligero es necesario tener una adecuada forma física, pero también influyen nuestra experiencia y el conocimiento del entorno. Sin estos tres factores, la reducción en el peso del material puede generar situaciones que en la montaña siempre debemos evitar. La velocidad de progresión aumenta, pero precisamente el riesgo que queremos reducir estando menos tiempo expuesto puede aumentar ante una mala planificación. Para que se lleve a cabo una actividad FAST&LIGHT se juntan las aptitudes técnicas del deportista, la condición física y el material. La interacción de esos tres factores dentro del marco de las condiciones de la montaña es lo que da forma a todo. Si se es muy bueno técnicamente se puede llevar sólo un piolet; si se es muy rápido se lleva menos comida y ropa; si la nieve está bien, podemos evitar el transporte de los crampones. Y todo por supuesto con un alto grado de conocimiento del medio y de planificación de las condiciones de la montaña. Si el día no va según lo previsto, es momento de volver. Y esto es algo fundamental sin el que la actividad en la montaña no tiene sentido.

OS2O apuesta por esta filosofía mediante el desarrollo de prendas ultraligeras que protegen porque el deportista está siempre en movimiento. La velocidad, más que de un dígito en km/h depende del no parar. La velocidad es relativa a las condiciones de la montaña y al estado físico. No hablamos de récords, sino de no detenerse. Y siempre, de nuevo, con responsabilidad y atendiendo a las aptitudes y conocimientos del atleta o montañero. La iniciación al estilo FAST&LIGHT debe ser progresiva. OS2O  ha permitido, con el desarrollo de sus prendas, que pueda ser realizado por un público más amplio.

La aproximación que OS2O  hace al diseño es simple: la creación de prendas que funcionan desde la salida del pueblo hasta la cima y vuelta. Una sola prenda que permita moverse por alta montaña sin llevar mucho más, para lo que es necesario que sean ligeras, cómodas, multi-función y sin elementos más allá de los esenciales. Esto es filosofía FAST&LIGHT aplicada a prendas para distintas actividades –trail, skimo, escalada o alpinismo-en el que se cuida todo lo concerniente al tejido, las costuras, las cremalleras y los accesorios. La innovación es clave para desarrollar productos ligeros (en general, de menos de 400 gramos) que ofrezcan la mayor protección.

La historia está llena de montañeros FAST&LIGHT. No es un concepto moderno. El reto de subir y bajar una montaña lo más rápidamente posible ya aparece con Mummery que en 1895 intentó el Nanga Parbat en estilo alpino. También son exponentes de esta filosofía Hermann Buhl o Reinhold Messner -con su alpinismo de renuncia-.

Tomaž Humar, Mark Twight, Steve House, Slavko Svetičič o Erhard Loretan -quien llamaba a este estilo “desnudos en la noche” y que ascendió junto a Jean Troillet la cara norte del Everest en estilo alpino, sin cuerdas fijas ni oxígeno, subiendo hasta la cima y bajando al pie de la pared en 40 horas sin descanso- son también alpinistas FAST&LIGHT. Como también Christophe Profit, Andreas Steindl o Ueli Steck, sin olvidarnos de los skyrunners Fabio Meraldi y Marino Giacometti.

La belleza y la responsabilidad están implícitas en el FAST&LIGHT, un concepto que lleva practicándose desde hace muchas décadas y que la marca OS2O imprime en el ADN de sus prendas.