Por Oswaldo Rivera,

La chaquetas de relleno de pluma, es sin duda una de las prendas esenciales no solo para aquellos que disfrutamos de la naturaleza, sino también para todos aquellos que enfrentamos a las condiciones invernales en nuestras actividades diarias.

Las chaquetas de pluma tienen su origen en las expediciones, por ser uno de los materiales que ofrece mayor capacidad térmica (o mejor dicho aislamiento) en un peso mínimo. Esto ha permitido a la chaqueta de pluma posicionarse en un amplio rango de usos desde la alta costura hasta las prendas técnicas. El volumen de aire que se expanden unos gramos de pluma, genera una barrera con el exterior que los materiales sintéticos todavía no han podido igualar, generando una capa aislante entre el exterior y el interior voluminosa con un peso muy bajo. 

Necessitas Mater Artium

El origen de la chaqueta con relleno de plumas no esta exento de enigmas. Conceptualmente, el uso de la pluma como aislante no tiene un origen exacto. Sin embargo, dentro de las reglas formales, son las patentes, las que establecen la propiedad intelectual del producto.

El australiano George Finch, es considerado el inventor de las prendas con relleno de pluma. Su chaqueta Eiderdown, fue utilizada en la expedición de 1922 al Monte Everest, utilizando plumas del pato Eider que fueron introducidas en una chaqueta confeccionada en el mismo material que los globos aerostáticos. Es un concepto vigente, si bien los tejidos exteriores han cambiado, la base del diseño sigue vigente y utilizándose hoy en día.

George Finch

Unos años más tarde, Eddie Bauer, desarrolló la chaqueta Skyliner en 1936. Tras casi perder la vida debido a una hipotermia, Bauer fue el puente entre las chaquetas puramente de expedición de montaña hacía las chaquetas de pluma para uso diario. Con este diseño obtuvo la primera patente de una chaqueta con relleno de pluma.

Diseño de Eddie Bauer

 

Tras esas primeras prendas, fueron muchos otros aventureros y/o diseñadores los que se encargaron de la evolución de la chaqueta de con relleno de pluma. Entre ellos, destacan las aportaciones de Pierre Allain. Hacia los años 40, Pierre Allain y Robert Latour se encontraban haciendo vivac dentro de una grieta en “La dent Parachée”. Después de pasar una noche muy incomoda debido al frío, Allain comenzó a trabajar en el desarrollo de un equipo de vivac más “confortable”. Las técnicas de escalada estaban desarrolladas, pero el material, en especial, el de vivac era de “andar por casa”. Pierre Allain, no solo desarrollo chaquetas con relleno de pluma, sino que fue más allá, desarrollando un sistema donde la chaqueta se unía con un pequeño saco de dormir, llamado “pie de elefante”. El objetivo era reducir el peso y aumentar la funcionalidad. Este concepto se sigue utilizando en la actualidad.

Diseño «Pie de Elefante»

La chaqueta moderna

Si bien el concepto de diseño no ha cambiado radicalemente, las prendas con relleno de pluma para uso técnico en la montaña sí lo han hecho, gracias principalmente al desarrollo de los tejidos de Nylon, utilizados para ¨atrapar¨ la pluma siendo un material que por su resistencia y ligereza es actualmente la mejor opción. Además, estos tejidos añaden nuevas funcionalidades a las chaquetas como la repelencia de agua.  El relleno de pluma fue utilizado antes, pero el diseño de la chaqueta actual de plumas tuvo que esperar hasta su invención en 1940. A diferencia de la gran mayoría de prendas técnicas de montaña, cuyos materiales han sido desarrollados de forma sintética, las prendas con relleno de pluma representan una de los mejores ejemplos de maximización del rendimiento de una prenda gracias a la unión entre materiales naturales y artificiales.

Turbulence 850 Down Jacket