Por Oswaldo Rivera,

La pluma, gracias al volumen de aire que crea, es el material que ofrece el mayor ratio entre capacidad aislante y peso. Por esa razón ha sido usada desde hace tiempo para el desarrollo de prendas aislantes para montaña. A lo largo de la historia ha habido múltiples configuraciones de chaquetas de pluma y, aunque el relleno sea el mismo, son otros detalles técnicos los que más influyen en sus prestaciones. En esta entrada vamos a analizar cuáles.

En esta ocasión presentamos una guía técnica de nuestras chaquetas con relleno de pluma de alta calidad 850 Fill Power. El reto de diseñar y desarrollar prendas aislantes de altas prestaciones comienza con identificar las necesidades que se van a cubrir. En el caso de las chaquetas con relleno de pluma, la regulación térmica y la protección contra la pérdida de calor son las bases para el desarrollo de cada producto, ya que como hemos visto antes, existen diversas situaciones en las que se pierde calor. En este sentido, para lograr el máximo equilibrio entre el calor producido por la actividad que se realiza y la pérdida de calor por la interacción con el medio ambiente, los materiales y la configuración técnica de las chaquetas deben elegirse a conciencia.

Dentro de nuestro catálogo de productos con relleno de pluma de alta calidad 850 FP, hemos desarrollado dos prendas, cada una de ellas para un contexto específico, y pese a que ambas llevan la misma calidad de pluma expresada en Fill Power (en adelante, FP), las propiedades térmicas no son las mismas. En la siguiente Tabla, se puede apreciar una comparativa de las propiedades de la Nebulæ 850 FP Hydro Repellent Jacket y la Turbulence 850 FP Down Jacket.

Tabla comparativa por elementos OS2O DESIGN & PRODUCTION

Una vez detallados cada uno de los elementos técnicos de las chaquetas Nebulæ 850 FP y Turbulence 850 FP analizaremos cómo elegir el producto más adecuado para cada uso.

USO RECOMENDADO – CAPACIDAD TÉRMICA – PESO – RELLENO – CONFIGURACIÓN

La funcionalidad de toda prenda térmica es ofrecer el máximo equilibrio entre el calor producido y la pérdida del mismo por la interacción del medio ambiente. El aislamiento térmico se puede medir con un parámetro llamado índice de indumento, y su unidad se expresa en CLO (técnicamente se define 1 CLO = 0.155 K·m2·W−1). La capacidad térmica de la chaqueta Turbulence 850 FP Down Jacket es de 3.82 CLO, mayor que la que ofrece la Nebulæ 850 FP Hydro Repellent Jacket, de 2.26 CLO. Sin embargo, también es necesario tener en cuenta cual es el uso recomendado y el peso total de cada prenda. En este sentido, si tenemos en cuenta el peso de 250 gramos de la Nebulæ 850 FP Hydro Repellent Jacket, mucho más ligero que el que ofrecen la gran mayoría de prendas de segunda capa existentes actualmente, la relación capacidad térmica/peso de 9.0 convierte a la Nebulæ 850 FP en un producto sin rival en el mercado.

Las actividades FAST&LIGHT se caracterizan por el movimiento continuo, es decir por una producción de trabajo/calor constante. Por ello, el diseño de una prenda específica para estas actividades debe considerar la intensidad de la tarea y, dentro de sus prestaciones, se tiene que evitar que el calor que se produzca sea menor que el calor que se pierda. Esta característica ha sido tenida en cuenta a la hora de diseñar la Nebulæ 850 FP Hydro Repellent Jacket, la cual utiliza pluma hidro-repelente, que además de proteger de la humedad del exterior, evita que la saturación de sudor producida por el trabajo no empape dicha pluma reduciendo su capacidad de hinchado (atrapar y mantener el aire caliente). 

Por el contrario, en las actividades alpinas técnicas dónde la intensidad y el calor producido es menor, se hace necesaria una prenda que ofrezca una protección mayor y que su principal funcionalidad consista en mantener el calor producido por encima de todo. En este sentido, la chaqueta Turbulence 850 FP Down Jacket puede considerarse una prenda de reunión, ideal para su uso en las condiciones climatológicas más adversas. 

De este modo, es clave para obtener las mejores prestaciones elegir la prenda adecuada para la actividad que se va a realizar. Así, una prenda como la Nebulæ 850 FP Hydro Repellent Jacket que sea usada en un ascenso técnico a una baja intensidad, solo será eficiente si las condiciones climáticas permiten el equilibrio entre calor producido-calor perdido. Del mismo modo, utilizar la Turbulence 850 FP Down Jacket para abordar un ascenso a una alta intensidad solo será eficiente si las condiciones ambientales son tan adversas como para aún produciendo una gran cantidad de calor, esto no sea suficiente.

Por su configuración, la diferencia entre las dos chaquetas de pluma es evidente. Las chaquetas 100% FAST&LIGHT como la Nebulæ 850 FP han sido desarrolladas para ofrecer lo esencial (sus dos bolsillos son más que suficientes para transportar lo necesario), siempre considerando el movimiento constante. Por el contrario, una prenda de reunión como la Turbulence 850 FP, necesita ofrecer mayor robustez y una serie de elementos que permitan el transporte de todas las herramientas técnicas con sus ocho bolsillos. En ambos casos, el objetivo fundamental es que las chaquetas mantengan el equilibrio de temperatura. 

TEJIDO – RELLENO – TRATAMIENTO – CONTRUCCIÓN – CONFIGURACIÓN 

Además de una pluma de alta calidad de 850 FP siempre con un porcentaje de plumón por encima del 90, el uso del tejido correcto es clave. El nylon, es una fibra que ofrece una alta capacidad de resistencia en relación con su peso total. Además, permite ofrecer una elevada capacidad cortavientos, al tejerse de forma muy apretada (gracias a su resistencia) y con una conducción de calor muy baja. 

En OS2O, para lograr el mínimo peso de la prenda, pero sin comprometer su resistencia, utilizamos tejidos con diferentes densidades, siempre bajo la filosofía FAST&LIGHT. Así, nuestros tejidos son de una densidad lineal máxima de 20D (Deniers) y, para ofrecer una alta resistencia, en el caso de la Turbulence 850 FP hacemos una construcción de triple pared de tejido para proteger el relleno de pluma. En cambio, para la Nebulæ 850 FP usamos uno de los tejidos más ligeros y funcionales del mercado (desarrollado por la marca japonesa Toray® de 10D micro ripstop y 100% cortavientos) que nos permite ofrecer un relleno de 100 gramos de pluma en una chaqueta que en total pesa 250 gramos. Un tejido tan ligero debe utilizarse con una configuración acorde (dos bolsillos). Es decir, si se sobrecarga con muchos bolsillos y costuras, se comprometería la estructura del tejido y, si llegara a desgarrarse, se perdería toda eficiencia térmica de la prenda.

La construcción de cada uno de los tabiques forma parte fundamental del rendimiento de la prenda. Así, con tabiques de 5 centímetros podemos concentrar la pluma en un área más pequeña. En este sentido, sabiendo que la función de la pluma consiste en atrapar aire caliente, cuanto más pequeños sean dichos tabiques, más compacta permanecerá la pluma, distribuyéndose el relleno de forma muy equilibrada. Por eso, cuando se usan tabiques de 10 centímetros de ancho, es necesario aumentar la cantidad de pluma para tener el mismo equilibrio. 

¿Si es tan bueno, por qué no poner más? 

Es el equilibrio entre calidad de pluma (capacidad de hinchado), cantidad de relleno (en gramos), construcción de tabique (en centímetros) y tejido (en deniers) lo que configura las altas prestaciones de una prenda térmica. La Nebulæ 850 FP Hydro Repellent Jacket utiliza una pluma de 850 FP en un relleno de 100 gramos sobre tabiques de 5 centímetros que nos permiten tener una prenda muy compresible sobre un tejido de 10 deniers. En cambio, aumentar el relleno, por ejemplo de 100 a 160 gramos, podría ser un gran error por 3 motivos: 1) utilizar un tabique de 5 centímetros con tanta cantidad de pluma comprometería su correcto hinchado ya que saturar el tabique con pluma tendría un efecto adverso: no podría atrapar aire caliente y con ello sería ineficiente usar una pluma de tal calidad; 2) se reduciría de forma considerable la capacidad de compresión de la chaqueta; y finalmente, 3) este incremento de relleno de 100 a 160 gramos en un tejido de 10 deniers acabaría provocando que los filamentos del plumón salieran a través de las costuras por la presión que se ejerce sobre las paredes del tabique. En resumen: más, no siempre es mejor.

En el caso de la Turbulence 850 FP Down Jacket, el equilibrio de propiedades relacionadas con la pluma es el siguiente: se emplea un relleno de 160 gramos, distribuidos en un tabique de 10 cm de ancho, en un tejido de 20 deniers, para proteger la pluma de que se humedezca debido al sudor. A su vez, dado que utilizamos un tejido bastante ligero, agregamos una capa extra de tejido en el interior de la prenda. Al ser mayor la superficie del tabique y mayor la cantidad de relleno, la prenda es menos comprensible. Sin embargo, lo más importante es el hinchado de la pluma cuando la chaqueta se lleva puesta y no la compresión en el transporte. 

Turbulence 850 FP Down Jacket Woman, también disponible con corte específico de mujer

Como hemos detallado, es la interacción de cada uno de los elementos de una prenda y el uso que se le dará, lo que determinará la correcta elección y con ello el rendimiento de la misma. Con esta información, esperamos que puedas decidir con mayor rigor cual es la prenda que mejor se adapta a lo que buscas.