Por OS2O Design Team

En el artículo previo, hablamos sobre los métodos para la medición de transpirabilidad de los tejidos y los valores de referencia desde los funcionalmente aceptables (10K) hasta los de alto rendimiento (>30K). 

Los test son un indicador de la calidad del tejido. Es cierto que un tejido que ofrece 30K tiene una mayor calidad que un tejido con 10K. Sin embargo, el rendimiento de la prenda una vez confeccionada puede variar. Generalmente, es inferior al valor del tejido. Los valores deben considerarse como una referencia y no como un indicador del rendimiento. 

Test para medir la resistencia al vapor de agua

No todos los fabricantes de tejidos especifican el test realizado y, sin embargo, sí que reportan los valores obtenidos. Entendemos que esto es utilizado como una categoría de venta más que como un indicador de la calidad del tejido y del rendimiento de la prenda confeccionada. Incluso, las diferencias en los test realizados, también ofrecen información que puede confundirnos. Por ejemplo, la resistencia al vapor de agua expresada en RET no es equiparable a la permeabilidad del vapor de agua. El fabricante eVent® es de los pocos que mide tanto la resistencia como la permeabilidad del vapor de agua. 

Comparativa de las membranas eVent®

El valor RET es una referencia del confort de la prenda pero presenta dos grandes imprecisiones. La primera, no se sabe si las personas usadas en el test son representativas a la población. La segunda, ofrece rangos y no valores exactos. El rango de 0-6 indicaría el mayor confort; pero no hay ninguna descripción que especifique diferencias entre dichos valores. Además no es posible identificar diferencias entre un RET 3 o un 5. 

Hay que tener en cuenta que los test se realizan siempre en laboratorios. En condiciones reales, como hemos visto en el post anterior, es la interacción de diversos factores lo que influye en el confort que pueden ofrecer las prendas. Incluso la respuesta de sudoración depende de cada persona. Prendas cuyo tejido ofrecen valores superiores a los 30,000g/(m²·24h) pueden tener un rendimiento poco confortable si se las utiliza en condiciones adversas al funcionamiento del tejido.

Desde OS2O, consideramos que los datos de transpirabilidad o impermeabilidad que se aportan respecto a los tejidos es vital de cara a aportar la confianza necesaria para los clientes que van a adquirir un producto y como clientes de otros productos, pensamos que tener esos datos es un derecho de los consumidores. Por eso, en la ficha de cualquier producto OS2O siempre se puede descargar el análisis de laboratorio de dicha membrana así como el test utilizado, algo que nos gustaría que otras marcas hiciesen cuando dar datos en algunos casos más que ¨dudosos¨.

Transpirabilidad en los tejidos y confort

El confort es un estado de equilibrio y bienestar psicológico y físico entre el humano y el medio ambiente. En un día normal, la energía que se gasta puede ser de hasta 50 watts por metro cuadrado por hora. El calor que se genera al producir esta energía se disipa a través de la piel como sudor. En reposo el cuerpo puede producir 60 mililitros de vapor de agua por hora. Un ejercicio moderado puede aumentar esta cantidad hasta los 450 mililitros por hora. En actividades FAST&LIGHT, la transpiración puede aumentar hasta los 840 mililitros por hora. 

El sudor permite refrescar el cuerpo y mantener la temperatura de forma estable a 37 ºC. Cuando nos encontramos realizando actividades en montaña, el sudor es absorbido por la primera capa de ropa y transportado al exterior en función del sistema de capas que se utilice. Si este sudor no sale para evaporarse, el cuerpo no se enfría y como resultado se genera más calor y más sudor. Esto puede impactar negativamente en el rendimiento deportivo y suponer un peligro para nuestra integridad al afectar el equilibrio térmico. 

Claudia Gutiérrez© del OS2O Trail Team, confort aún en las condiciones más duras 

¿Cómo se obtiene el mejor rendimiento de una prenda impermeable y transpirable?

Los sistemas de capas funcionan de forma óptima cuando las propiedades de cada una de ellas se encuentran en armonía. Una prenda con altas propiedades impermeables y permeables compromete su eficiencia si las primeras y segundas capas no son de alto rendimiento. La capa interior o en contacto directo con la piel es clave para mantener el confort y el equilibrio térmico. Sus principales propiedades son: evaporar el sudor de la superficie de la piel y transportar la humedad hacia el exterior. Las primeras y segundas capas son la primera línea de transporte de sudor y cuanto más rápido hagan ese transporte, más cómodo será para los deportistas. Las mejores prendas de primera y segunda capa son aquellas de lana merino, polipropileno y poliéster. Algunas de esas prendas se acompañan de tratamientos hidrofóbicos. Sin embargo, esto no aporta una mejora significativa ya que dichos tratamientos van desapareciendo con los lavados. 

Para tener una comprensión más profunda del funcionamiento de las prendas impermeables/permeables, es necesario conocer cómo funciona el proceso de sudoración y evaporación del sudor. Como proceso físico, el calor fluye de una superficie caliente hacia una fría. Cuando las temperaturas son elevadas, por encima de los 37.7ºC, la radiación, conducción y convección no son suficientes para transportar el calor del cuerpo al exterior. El cuerpo debe evaporar el calor para enfriarse. Esta evaporación se produce mediante dos procesos

  • La transpiración insensible consiste en el continuo secado de la humedad de la superficie de la piel en contacto con el ambiente. Las mediciones establecen que en un día normal esta evaporación podría ser de entre 0.7 a 0.95 litros por día. 
  • La sudoración es un proceso que ocurre en el interior del cuerpo activado por el hipotálamo cuando la temperatura de la sangre se eleva. Las glándulas sudoríparas se estimulan y las gotas de sudor fluyen a través de los capilares de la piel. Una vez en contacto con la piel, esas gotas de sudor retiran el exceso de calor de la superficie de la piel para evaporarse. Este proceso es de lo más eficiente no solo porque enfría la piel en contacto con el ambiente, sino porque además disipa el calor del interior del cuerpo. Este exceso de calor se manifiesta mediante un vapor cálido que ocurre a través del proceso de convección. El calor necesario para evaporar la humedad se llama calor latente de vaporización. La evaporación es más rápida cuando el ambiente es relativamente más seco. En condiciones de alta humedad y elevada temperatura el sudor no logra evaporarse y se acumula en la superficie de la piel, en consecuencia, el cuerpo no se enfría de forma tan eficiente. Este mismo impacto negativo lo hemos comentado en los factores que afectan la transitabilidad de los tejidos. 
Raúl Macarro© del OS2O Trail Team

La humedad tiene un papel fundamental, incluso para sobrevivir a altas temperaturas. Cuando el aire está seco es posible sobrevivir más de 20 minutos incluso a temperaturas de más de 100ºC. Con humedad en el aire, no se podría sobrevivir más de unos minutos a una temperatura de 45ºC. 

La evaporación puede ocurrir incluso en climas fríos como en la montaña. En estos climas la humedad no es tan importante para la refrigeración del cuerpo, aunque sí que tiene un efecto contrario. Al humedecerse por el sudor, la piel es más conductiva, lo que hace que los termo receptores de la piel estén más expuestos al frío del ambiente. Como consecuencia, se experimenta una sensación mayor de frío que si la piel estuviera seca. Por eso es fundamental tener un sistema de vestimenta que en todo momento nos permita estar secos y protegidos de las fuentes de pérdida de calor. El viento afecta también la tasa de evaporación y convección. 

Para obtener el máximo confort en la montaña en base al máximo rendimiento de las prendas, se necesita una planificación de la actividad a realizar, y una estrategia en el uso y selección de cada una de las prendas que compondrán el sistema de capas. 

Referencias

Tiessasie-Yilma, K., & Yilie Limeneh, D. (2021). Review on Moisture Management Finish: Mechanism and Evaluation. Journal of Natural Fibers. Doi: 10.1080/15440478.2021.1966566