Por OS2O Design Team,

Si preguntas a cualquier persona apasionada a las actividades al aire libre cuál es su pieza de equipo más utilizada, es muy probable que la respuesta sea su chaqueta de plumas. El buen cuidado y mantenimiento de una prenda con relleno de pluma, es de vital importancia para mantener su rendimiento como el primer día y alargar ostensiblemente su vida útil.  

Especialmente en climas fríos, el plumón es, quizás, el mejor aislante al que se pueda optar, ofreciendo una relación peso/calor insuperable. Como material aislante, la pluma hace un trabajo extraordinario para mantenerte caliente, además de ser ligera y fácil de guardar.

Chaqueta Nebulæ 850 FP Hydro Repellent Jacket (ver descripción)

Lavado:

El plumón es delicado, por lo que evite lavar la chaqueta en una lavadora de carga superior. Así, desde OS2O, recomendamos lavar las prendas con relleno de pluma por separado si es posible, o con prendas suaves que no dañen el tejido. 

El plumón, en concreto, requiere un limpiador suave y sin detergentes químicos nocivos. De este modo, te recomendamos utilizar una lavadora de carga frontal y un ciclo de lavado en frío. Además, para garantizar la seguridad de la prenda, antes de lavar tus productos con relleno de plumas asegúrate de cerrar todas las cremalleras. 

Es posible usar tanto un ciclo específico para pluma como un ciclo rápido, siempre que sea en frío. 

La clave es utilizar un detergente específico para la limpieza del plumón. Según nuestras pruebas, el que ofrece mejor resultado es el producto técnico Nikwax® Down Wash Direct, que está especialmente formulado para lavar plumas sin que se afecte a su funcionamiento.  

Para los productos de pluma técnica como son las prendas de OS2O no recomendamos el lavado en seco ni a mano. 

Detergente Nikwax® Down Wash Direct, disponible en OS2O

Si tu prenda con relleno de pluma tiene una mancha en el tejido que haya secado, como barro o alguna sustancia líquida, te recomendamos primero pasar un trapo húmedo para retirar los restos de polvo y sequedad. En caso de tener manchas de aceite o similares, puedes usar un producto quitamanchas para esa sección en concreto, siempre y cuando aclares la prenda muy bien antes de lavarla con el detergente Nikwax®.

Aclarado y centrifugado:

No se necesita una lavadora especial para este tipo de prendas. La regla más estricta es aclarar, centrifugar y volver a centrifugar. Utilizando el producto Nikwax® Down Wash Direct, se recomienda centrifugar hasta en tres ocasiones. Un centrifugado suave de 500 rpm es la opción más correcta (centrifugado sería el ciclo recomendado, con una carga de lavado normal). No recomendamos ciclos por encima de las 600 rpm ya que, la pluma puede salirse por las costuras y es un desgaste innecesario para la prenda. Además, es importante retirar la mayor cantidad de agua posible antes de proceder al secado de la prenda; con esto no solo se reduce el tiempo de secado, sino que se garantiza también una mayor durabilidad de la eficiencia de la chaqueta.

500 rpm es la opción más correcta para el centrifugado

¡ATENCIÓN! Si no dispones de una lavadora con opción de centrifugado, ¡no te precipites! En primer lugar, saca la chaqueta de la lavadora y colócala en posición horizontal sobre un banco o taburete. Puedes chafar suavemente la chaqueta para expulsar el agua, pero no escurras la prenda retorciéndola: el objetivo es retirar el agua, no exprimir la pluma.

Es normal que algunos filamentos de pluma sobresalgan por las costuras, no te preocupes, y sobre todo no tires de ellos, aún mojadas las plumas están unidas por sus filamentos, si tiras de una puedes sacar varias.  

No tires de las plumas de las costuras

Secado:

El plumón estará apelmazado por su paso por la lavadora. Esto es normal, no hay que alarmarse. La pluma, al ser un material natural absorbe agua, lo que hace que se colapse en el fondo de cada uno de los tabiques. De este modo, para recuperar su funcionamiento, secarlo completamente es fundamental. 

En el caso de disponer de una secadora, se puede hacer uso de ella para secar las prendas con relleno de plumas sin problema, siempre que sea a baja temperatura para no dañar los tratamientos ni el tejido. 

Si no, habrá que optar por un secado natural. En este momento, la chaqueta estará húmeda y deberá secarse al aire. Dependiendo de la humedad, el secado al aire libre de una chaqueta de plumón puede llegar a durar hasta 5 días hasta lograr que la pluma se desapelmace de forma natural y logre de nuevo todo su volumen.

Una vez pasen esos 5 días (o más, dependiendo de la climatología y lugar donde haya estado secándose), puedes comprimir y expandir suavemente unas cuantas veces para que recupere todo su volumen. Como ya hemos mencionado antes, la pluma funciona atrapando el aire caliente por lo que, una vez el tejido esté seco, vestir la prenda unos minutos al día ayudará considerablemente a que el secado sea más rápido y homogéneo. Además, te recomendamos que durante el proceso de secado mantengas las cremalleras cerradas. 

Cuando la prenda con relleno de pluma esté seca, no sólo se verá reluciente, sino que también estará más hinchada que antes de lavarla, dado que una pluma limpia de polvo y suciedad recupera su capacidad de hinchado.

A la izquierda la pluma seca, a la derecha la pluma después del lavado.

Tratamientos DWR (Durable water repellency):

Las prendas con relleno de pluma de OS2O llevan un tratamiento en el tejido exterior repelente al agua. Tras los lavados este tratamiento necesita renovarse. Nuestra recomendación es utilizar el Nikwax® Down Proof específico para este propósito.

Almacenamiento: 

Por último, y no menos importante, para poder seguir garantizando el mejor cuidado de este tipo de prendas te recomendamos almacenarlo colgado en un armario o de una percha.

No hay nada malo en comprimir su chaqueta de plumón durante unos días en una mochila (de hecho, una de las características que hacen especial este tipo de prendas, es la capacidad de comprimirse y ocupar muy poco espacio), pero guardarla durante meses en estado comprimido dañará el plumón. Cuando no la uses, cuelga tu chaqueta de plumón en un armario o en un perchero. Además de proteger el aislamiento, también permite que la chaqueta se seque y se ventile, lo que ayuda a mantener un olor fresco.

No te olvides: 

La vida útil de tu una prenda con relleno de plumas viene determinada por el trato que le des. Cuídala correctamente y disfrutarás de años de comodidad en una pieza de equipo que ganará carácter a medida que los kilómetros y las historias se sumen.